viernes, 27 de julio de 2007

yo mismo

El otro día leí un artículo en un dominical. No siempre te pones a leer estos artículos, pero esta claro que a veces dicen algo que llevas tiempo pensando. El del otro día fue de Lucía Etxevarría. Iba sobre los tipos de gente y la originalidad. ¿Somos originales? Pues sí. Pero es cierto que compartimos tantas cosas con otros que a veces formamos grupos más o menos compactos de tipos de personas. Con los mismos gustos , la misma forma de vivir, la misma forma de pensar, los mismos trabajos. Y es gente que ha coincidido en la misma época, con padres diferentes, barrios distintos, otra clase social. Pero es gente que se parece un huevo. Con las mismas neurosis y la misma forma de expresarse.
Y seguro que hay por lo menos una docena de tipos que son idénticos a ti. Gente que ve los mismos programas y escucha los mismos discos. Gente que podría ver como suyo tu armario. Y este pensamiento destruye parte de la autoestima de uno. Por que, aunque digas lo contrario, te crees único (algo que, teóricamente, es posible que no sea ni tu adn). Y aunque tengas tus cosas, que nadie más tiene, eres básicamente igual a tu tipo de personas. imagino que son cosas que se piensas cuando ya tienes una edad. No sé.

5 comentarios:

Oliphas dijo...

No sabia que leyeras dominicales... ni que escribieras un blog!!
Bueno, lo primero si lo sabia :)

Disfrute mucho las dos novelas que le he leido a la Etxberria (Prozac y Beatriz). Supo sacar partido a un monton de temas y ambientes que interesaban, aunque no necesariamente representaban, a la juventud (urbana) espanhola entre los 90 y el siglo 21. No tengo ni idea como habra progresado desde entonces.

De todas formas, lo que he echado de menos en tu post es al biologo que, a tu manera, llevas dentro. Por un lado, somos muy parecidos unos a otros porque las opciones no son infinitas: como humanos, nuestro hardware limita el tipo de reacciones, emociones, o motivaciones que somos capaces de experimentar. En ese sentido, es interesante ver las similitudes entre gentes de distintas culturas, clase social, nivel educativo, etc.

Por otro lado, somos sistemas tan complejos, embebidos en entramados sociales tan complejos, que dudo que haya una docena de tipos identicos en el globo; o alguien que pueda ver tu armario como suyo. Y es que tu mismo pones el ejemplo perfecto: nuestro ADN. Nada nuevo hay en el de un individuo respecto a otro. E incluso si comparas con un chimpance, una marmota, o una cucaracheja, no encontraras grandes diferencias. Sin embargo, cada individuo es realmente unico en la disposicion de los elementos comunes (genes, pares de bases).

Igualmente, aunque a nosotros nos preocupen cosas parecidas,nos expresemos de modo similar, compremos en Zara, y compartamos la aficion a leer el domincal de La Voz, nuestro sustrato biologico y contexto social es lo suficientemente complejo como para que las posibles combinaciones sean quasi-ilimtadas, resultando en 6,500 millones de personas distintas (venga, no me vengas con el rollo de los gemelos).

Y para ver las sutiles diferencias en contexto, solo piensa en como tu y tus hermanas, habiendoos criado en la misma casa, siendo educados por el mismo par de adultos, habiendo asistido a los mismos centros educativos, y seguramente teniendo un monton de amigos comunes... que diferentes feed backs habeis recibido de vuestro entorno. No es lo mismo ser el primer hijo que ser el segundo. Tus padres adquieren experiencia. No es lo mismo que tus padres te consideren altamente capacitado (una gran inversion) o simplemente ok (y no, no hablo de casos concretos!). No es lo mismo tener que proteger a tus hermanos menores, que ser mimado por tus hermanos mayores. No es lo mismo. Y asi suma y sigue. Una persona, una historia, un outcome.

Cheers desde el torrido Zipango

Soyunmendrugo dijo...

Bueno, parece que no me explico con claridad. No me refiero a los hermanos, sus vivencias comunes y su educación. Unos hermanos van a ser diferentes siempre por que, como tu explicas, el orden es importante. Me refiero más a gente que no se conoce, que vive en distintas ciudades, que es de diferente ámbito social, que vive cosas diferentes a las que uno vive pero que mantienen actitudes tremendamente parecidas, que tiene comportamientos similarísimos incluso con todo eso que los diferencia. Gente que llega a las mismas conclusiones sobre su mundo. El ejemplo son las tribus urbanas. Hay poppies aquí, en japón y en New York, les gustan los mismos grupos leen la misma mierda pero su vida es totalmente diferente. Pero intentan tener profesiones liberales (diseñadores, publicistas, periodistas), les gustan los libros de Keruac y son urbanos.
Y puedes conocer a cinco iguales, uno en cada ciudad, con el mismo trabajo, la misma novia, el amigo capullo y la misma colección de fotos de su viaje en interrail por los países bajos.
Todos ellos son diferentes, no hay duda. A uno no le gusta el queso y a otro le molan los Bee gees. Nimiedades. Su actitud ante la vida es prácticamente la misma.
Y a veces te reconoces dentro de un grupo, y piensas que, a lo mejor, es posible, que no seas especial.

Oliphas dijo...

Bueno, no si se si estoy de acuerdo contigo. Basicamente porque esas nimiedades lo son casi todo. Que grupo o tendencia musical te gusta o te deja de gustar es en realidad una porcion minima de tu vida. Sobrevalorada en estos tiempos, sin duda, pero asi como tu dices, a uno le gusta el queso, y a otro no; uno vive en una casa nueva, otro en una vieja; uno tiene una novia que es en rollada, el otro tiene una novia de aspecto parecido, pero fria y egoista. Son demasiadas variables las que cuentan, y las posibles combinaciones son simplemente demasiadas como para que se den esas vidas gemelas (respetando a la veronica de Kieślowski, claro)

por cierto... tu te identificas con alguna de estas tribus? en nuestra primera charla (bus del CUVI 1994) me contaste que eras grunge (y todas aquellas mentirijillas sobre tu capacidad vocal y tu banda de musica)

Soyunmendrugo dijo...

Ahora mismo soy incapaz de identificarme con nadie, aunque puede que sea por que siga pensando que YO si soy especial, lo cual haría que toda mi teoría se fuera al carajo.
En cuanto a tu disertación sobre las nimiedades y la importancia en la vida de una, tienes razón son importantes. En eso, precisamente, se basa mi estúpida teoría. En que hay gente que comparte una gran parte de esas nimiedades y que por un par de ellas que no cumplan, no pasa nada, son tipos casi idénticos, que podrían, y ahora me repito, llegar a ver como propio el armario de otro.

mendrugocegato dijo...

Uf, por fin se han callado. xD