jueves, 27 de mayo de 2010

De nuevo cabreado

Dejando a un lado mi faceta como fracasado (no tiene sentido en los tiempos que corren), voy a hablar de esas cosas que tanto nos gustan. De la (no) traición de Zp a los supuestos ideales de un partido (no) socialista.
Zapatero a caído de rodillas frente a los especuladores, los banqueros, los directivos del FMI, el gobernador del banco de España, en fin, de los neocon, esos chicos que quieren lo mejor (para ellos). Por eso no podemos hablar de traición, sólo de rendición. Una rendición que nos acerca peligrosamente a una rescisión de muchos de nuestros derechos, a una privatización masiva de nuestras vidas, a un gobierno aún más tutelado por el dinero y menos por los votos.

Sé que me repito, pero no puedo evitarlo. Veo las baldosas amarillas que marcan el camino de una vida mucho peor y me resisto como puedo, de esta manera tan cutre, escribiendo en un blog. Pero no veo alternativa a esto, o si la veo no merece la pena.

8 comentarios:

RATO dijo...

No se porque ZP me recuerda a Boadil.

Un abrazo,

RATO

RATO dijo...

Seguro que tu eres un JODIDO vontante "PROGE" de esos que ha votado al inútil de Zapatero o aún peor al bolchevique de Llamazares, por vuestra jodida culpa, el país esta como esta y aún por encima ahora os quejáis.¡Menudo puto cachondeo!

Soyunmendrugo dijo...

¡Bolcheviques! ¡Ahhhhhhh!

Anónimo dijo...

Rato, ¿de que te extrañas?, esta gente es así, no tiene ni ideales ni principios, suele estar "donde el sol más calienta".

Soyunmendrugo dijo...

¿Quién es está gente sin ideales ni principios? ¿Cúal es el sol que más calienta? Preguntas interesantes, sin duda. Yo tengo ideales y principios (algo que sabrías si leyeras el blog) y no tengo ni idea de que sol es el que más calienta. Incluso me atrevería a decir que me gusta bastante la sombra.

A lo mejor quien no tiene principios ni ideales es otra gente que gobierna ciertas autonomías donde se investigan todo tipo de tropelías relacionadas con sobornos, tráfico de influencias, estupros y cosas así. Desdce luego no me gustarían que volvieran ciertos mentirosos amantes de la plastilina y los puros cubanos (que ironía). Los que tampoco tienen ni principios ni ideales también los votan.

En cuanto a mi voto, bueno, imagino que a veces me dejo seducir por los cantos de sirena de alguna que otra izquierda, esa izquierda que nunca gobierna.

Menudo cachondeo, acusarme de tantas cosas en tan poco espacio.

xana dijo...

Yo si que leí alguno de tus post y puedo decir lo mismo ¡NO TIENES IDEALES!, solo sabes ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en la tuya. ¡QUÉ VERGÜENZA!

Y aún te atreves a seguir con el mismo discurso, que se limita a decir los que son progres pueden llevar a este país a la quiebra porque los otros son unos chorizos.
¡QUÉ ARGUMENTOS TAN SIMPLES PARECEN DE UN NIÑO PEQUEÑO!, ¡por favor!,creo que la marihuana te ha destruido todas las neuronas.

!YA ESTA !, ¡NO APETECE PERDER EL TIEMPO MÁS!

Soyunmendrugo dijo...

Deja de escuchar a Jiménez Josantos. Y, por cierto, el crack mata muchas más neuronas, replanteate tus adicciones.

ofillodekurosawa dijo...

Sí, te repites, mogollón.
Lo más grave es que tengo información de buena tinta de que se os ha visto a Rato y a ti comiendo juntos. Eso empieza a confirmar mis sospechas de que ambos estais compinchados para intentar desorientar a los auténticamente demócratas con falsas controversias. La verdad está ahí fuera aunque intenteis ofuscarla con vuestras tácticas contraglobistas. No sois más que la dos caras de la misma moneda falsa.
A su debido tiempo presentaré aquí las pruebas que os desenmascarán; pero por ahora adelanto que el llamado Rato es un psicólogo argentino que el colegio de médicos retiro sú licencia para ejercer y Mendrugo es una mujer que escribe desde la carcel de Yeserías obsesionada por el cine de Bergman.

Continuará