viernes, 14 de mayo de 2010

Un día cualquiera

En el título digo día, pero más bien quiero decir noche. Ayer me desvelé y me puse a pensar. surgieron en mi mente calenturienta un montón de temas. Las medidas anticrisis de este gobierno tutelado por las altas instancias del neoliberalismo, los funcionarios, los bancos, Garzón y mis medidas anticrisis.

Hoy, ya de día y habiendo descansado lo suficiente (estoy en el paro y eso me da tiempo para mucho), me decidí a aclararme, vía blog claro. Así que iré punto por punto.

1.- Las medidas anticrisis. Son una mierda. Podría ser así de conciso pero voy a extenderme. Son una mierda por: La congelación de pensiones y sueldos lastrará un consumo ya desgastado, aparte del daño que se hace a un sector tan delicado como el de los pensionistas. Esto no va a crear mucho empleo, aparte del que no se va a crear por la no contratación de funcionarios interinos, que generará aún más paro (el principal problema del país). Lo de las infraestructuras y su paralización tampoco es ninguna maravilla, ya que toda la pasta que se ha gastado en el puto plan e sólo ha servido para embellecer ciudades, que ya me dirás. Se ha gastado un montón de pasta en gilipolleces, en dar empleo precario en empresas que se pasaban por el forro de los cojones el límite de horas extras, los derechos de sus currelas y la seguridad laboral, aparte, por supuesto, de todo el dinero que se ha ido por las alcantarillas de la corrupción rampante de ayuntamientos y diputaciones, auténticos nidos de vagos y maleantes en muchos casos. Por no hablar de hacer caso al FMI, una organización que destaca en el mundo por lo bien que destrozan países (algún día hablaré de estos). En otro orden de cosas la prohibición de fumar en bares se podría haber hecho en otro momento, por que es otra de esas medidas inteligentes. Es que este gobierno es una mierda manipulada por intereses creados y banqueros hijos de puta.

2.- Los funcionarios. Se ha creado una especie de leyenda urbana en la cual los funcionarios son una especie de parásitos que viven a costa del resto de la sociedad. Como muchas otras veces esta es una falacia que no ayuda al buen funcionamiento de la sociedad. Funcionarios son los forenses, las maestras de preescolar, los secretarios de los juzgados, los policías locales de los pueblos pequeños, las guardas forestales, los observadores meteoológicos, los investigadores del csic, los administrativos de hacienda, los bomberos, etc. Toda esta gente hace su trabajo y por eso funciona este país de mierda, por ellos (ya se verá en la huelga que planean los sindicatos, ya se verá). Por desgracia, como tienen unas condiciones laborales más o menos dignas (habría que hablar de los turnos en la sanidad) y un contrato estable (cosas a las que todos tenemos derecho según la constitución, aunque a veces se le olvide a la gente) a los ciudadanos lees parecen unos privilegiados a los que se les puede despojar de una parte de su sueldo. Pero es que ellos no son los culpables de esta situación. Por eso me parece tan mal esta caza de brujas, por eso me parecen tan mal las privatizaciones de servicios. Por que en las privatizaciones de servicios nadie sale ganando, bueno alguien sí. Pongamos por caso una empresa de transportes de una ciudad que fuera pública (a ver donde la encontramos a estas alturas, pero es un suponer). La situación sería la siguiente. Los empleados (conductores, inspectores, mecánicos, etc.) tendrían un sueldo digno y unas condiciones laborables aceptables, lo que provocaría menos huelgas. El dinero que ganarían iría directamente a las arcas del ayuntamiento, que se ahorraría la pasta que suponen los bonobuses y la ciudad tendría un servicio mejor. En el caso contrario la adjudicataria del servicio cerraría las lineas menos rentables (con lo que eso supone para la gente del extrarradio), cobraría una pasta por los bonobuses al ayuntamiento y sus trabajadores tendrían unas condicones laborables empeoradas. Pero esa empresa ganaría un buen pellizco que se embolsarían sus propietarios y se lo gastarían en coches de lujo y piscinas climatizadas, por ejemplo. Me pone de mala hostia pensar en cuanto se saca el propietario de la empresa de autobuses de mi ciudad (y coger el autobus a esos precios también me pone de mala hostia).

3.- Los bancos. Una pequeña fábula. Entra un señor en una oficina bancaria y pide hablar con el director. Se ha enterado de que en esa entidad dan unos créditos al 1% y que no te preguntan en que te los vas a gastar. Habla con el director de la entidad y este le dice que es cierto que que cuanto quiere. El cliente se frota las manos y pregunta cuanto le pueden dar. El director menciona una cantidad inmoral de dinero y el cliente dice que de acuerdo y se va con un cheque al contado. Al cabo del tiempo que se tarda en tomar un café el cliente vuelve a aparecer por la oficina del director. Se ha enterado de que el banco ofrece una rentabilidad del 5% si se compra deuda de la entidad. El director le dice que todo lo que ha escuchado es cierto que que cuanto le pone. El cliente le vuelve a entregar el cheque al contado y se va sonriente. Esto parece ciencia ficción pero cambia cliente por bancos y bancos por estados europeos. Es posible que esté ocurriendo.

4.- Garzón. Que se suspenda a un juez por declararse competente en el caso de las fosas comunes de la guerra civil es increíble. Sobre todo cuando es el mismo juez que juzgo las desapariciones del regimén pinochetista. El PP ataca de nuevo, A VER CUANTOS JUECES CAEN MIENTRAS INVESTIGAN LA GÜRTEL.

5.- Mis medidas anticrisis las dejo para otro día que hoy ya he tecleado de más.

8 comentarios:

RATO dijo...

Querido contrablogista, en general estoy bastante de acuerdo con tu post, sobre todo en el primer punto, en el segundo punto no creo que tu análisis sea correcto y creo que te ciega su fe en el sector público. La mayoría de los trabajadores de este sector no son eficientes y esto es una realidad, te guste o no.
Lo del punto 3, estoy de acuerdo contigo en que el sistema financiero tiene un gran porcentaje de culpa en la crisis que estamos padeciendo, pero la fábula que as escrito es pura demagogia y no se ajusta para nada a la realidad.
El punto cuatro no te lo discuto.

Por cierto, estoy deseando leer las medidas que tu clarividente mente nos va a proponer para salir de la crisis. Por favor, muestranoslas cuanto antes.

Te aprecia,

RATO

marta_30 dijo...

Creo que no tu ironía RATO esta fuera de lugar, vale que Mendrugo en la mayoría de los post sea un demagogo, pero en este tiene un discurso bastante coherente.

Anónimo dijo...

Yo creo que no hay ningún tipo de duda de que soyunmendrugo es un demagogo

Richi_88 dijo...

Tanto mendrugo como RATO son demagogos, prepotentes, egocéntricos, soberbios, ineptos, autocrátas, insoportables,…

xana dijo...

Que añadir que no hubiera dicho sobre mendrugo,... simplemente que estamos ante una persona con muy pocas luces

Soyunmendrugo dijo...

Como sempre, o de sempre.
Para empezar un saludito para todos y ahora ya comienzo con las respuestas.
La mayoría de los trabajadores del sector público son eficientes, o al menos bastante más eficentes que la gente del sector privado. Yo he trabajado en ambos sectores y puedo asegurar que no hay color. La chapuza, la falta de decencia y la trampa inundan el sector privado, en el que también abundan las corruptelas, las subcontrataciones y el abuso a trabajadores y clientes. Las comparaciones son odiosas pero en cuanto una empresa pública se privatiza el servicio empeora, los derechos de los trabajadores y sí, los beneficios crecen, a veces. A costa de lo que todos sabemos.

En cuanto a la fábula de los bancos no es mía. Es de Vicenç Navarro y lo ley aquí http://blogs.publico.es/dominiopublico/2013/lo-que-no-se-dice-de-la-crisis/

Yo no tengo ni puta idea de economía pero este fulano es catedrático de políticas públicas en la pompeu y fabra, algo sabrá.

En cuanto a lo de demágogo habría que ver en el diccionario lo que significa y después pedirme disculpas. Pero no va a pasar. Por cierto Xana, tu comentario siempre enriquecedor.

Anónimo dijo...

Demagogo (sin acento) es aquel que practica la demagogia.
La demagogia es esa oratoria que permite convencer de tus pensamientos o ideas a los demás utilizando falacias o argumentos aparentemente válidos que, sin embargo, tras un análisis de las circunstancias, pueden resultar inválidos o simplistas.
¿Por qué debería disculparme?

Soyunmendrugo dijo...

Por más que reviso la entrada no encuentro falacias ni argumentos simplistas, pero a lo mejor me equivoco. De todas formas parece que tampoco convenzo a mucha gente por lo que parece. Gracias por lo de la tilde, a veces soy un ceporro.